sábado, 16 de mayo de 2015

El Lago, Banana Yoshimoto

Título: El Lago
Autor: Banana Yoshimoto
ISBN: 
9788483837764
Editorial: TUSQUETS
Páginas: 184
Año de publicación: 2013
Género: Ficción

Valoración: ★★★

Chihiro, una joven que vive en Tokio, tarda en superar el dolor que le ha producido la muerte de su madre. Mientras recuerda a la peculiar pareja que formaban sus padres, pasa largos ratos mirando por la ventana… hasta que descubre a un muchacho que también pasa mucho tiempo mirando por su ventana. Lo que al principio era sólo un saludo, acaba convirtiéndose en amistad. Casualmente, también el chico, Nakajima, ha perdido a su madre, pero todavía se siente tan abrumado que ni siquiera puede hablar de ello. Nakajima parece herido irremisiblemente por la vida. El intento de Chihiro por ensamblar todas las piezas de ese rompecabezas que es Nakajima la conduce hasta dos amigos de él que llevan una vida monástica cerca de un hermoso lago.




Comencé este libro gracias a una lectura conjunta (#LCBananaY) de los blogs A través de otro espejo y De palabras y letras. Tengo que decir que me alegro mucho, porque de no ser por ellos nunca me habría llamado la atención. No es lo primero que leo de Banana, pero sí es de lo primero que leo de j-lit. A parte de a esta mujer, solo he leído a Murakami (y poco), además de que a ella la empecé a leer porque, qué demonios, me hace mucha gracia que haya elegido ponerse Banana como pseudónimo. Digo todo esto porque en general soy un poco escéptica con esto de la literatura japonesa. Eso de describir momentos simplemente por hacerlos bellos o mágicos sin ninguna finalidad, eso de ser un espectador pasivo dentro de la historia que blablabla me parece una chorrada. Murakami sobre todo, leí After Dark y no entendí nada. Me quedé igual cuando acabé el libro... Pero no me pasa lo mismo en absoluto con las lecturas de Banana Yoshimoto.

La narración nos sitúa en Tokio, concretamente en la cabeza de Chihiro, una joven que ha perdido a su madre recientemente, cuando conoce a Nakajima, que también a perdido a su madre. Además, Nakajima esconde la causa de unas graves heridas psicológicas provocadas en su infancia. Durante la historia somos testigos de cómo va floreciendo la relación de estos dos japoneses y su evolución con respecto a la vida que han llevado hasta ahora. A todo esto contribuyen esos dos extraños amigos del pasado de Nakajima, que viven en una casita al lado de un lago.


Banana Yoshimoto
El lago es una bella historia que gira en torno a la aceptación del pasado y sobre todo a la superación de la muerte de un ser querido, tema muy recurrente en toda la obra de Banana Yoshimoto. Sus personajes están rotos y tratan de recomponerse poco a poco en una sutil búsqueda de si mismos. Tienen esa fuerza interior que los hace especiales, pero al juntarse forman un gran equipo todavía más favorable. Son desdichados, pero también valientes.

Banana tiene un estilo directo y sin embargo goza de gran sensibilidad. Hace honor a la ya famosa delicadeza japonesa a la hora de escribir, y también a la sutileza con que transforman las escenas cotidianas en momentos irrepetibles e incluso mágicos.


Estamos ante un relato de superación y realización personal que, además, nos invita a pensar en cómo la experiencia más terrible puede convertirse en un bonito recuerdo.

« Hablando así parecemos un matrimonio », pensé. Jugar a ser un matrimonio, jugar a ser padre e hija, jugar a ser un miembro adulto de la sociedad: siempre estaba jugando a ser una cosa u otra.
Pero eso es lo que debemos hacer para vivir la vida y ello no quiere decir que nuestro juego esté desprovisto de sentimiento.